Violencia con Armas de Fuego: El Viejo Mundo v. El Nuevo Mundo.

“Ejecución y difamación es una táctica del Nuevo Orden Mundial para censurar a la gente.”

“El Nuevo Orden Mundial pretende destruir las tradiciones y monumentos que llevan cientos o miles de años de existencia. Es un club internacional de hombres poderosos que tienen más en común entre ellos que sus propios compatriotas como militares, políticos y socios económicos.  Exterminan y difaman a toda la gente en su camino y esperan que se les olviden.”

Sólo a veces es la muerte evitable. A veces a propósito, mayormente sin saber, nosotros construimos sociedades peligrosas con fallos en la estructura social que a consecuencia, trabaja para aislar a la gente para privar de derechos civiles y empujarles a la periferia. La clase baja tiene limitaciones económicas, educativas y representativas (para votar) porque la clase media apoya las leyes y la política de la clase gobernante que pretenden mantener el sometimiento de los pobres.

La gente que vive en la periferia luchan entre ellos porque compiten para pocos recursos. El “centro” del capital no es para ellos porque está siendo guardado por la policia, pagado por los ricos. Aquí es donde el poder legislativo, político y económico controla los elementos del estado – el estado semi-fallido.

La violencia con armas de fuego en toda América (salvo Canadá), desde los Estados Unidos hasta el punto de Argentina y Chile es muy diferente que la violencia con armas en África, Europa, Asia y Oceanía. Los motivos de la violencia con armas difiere de como está distribuida y su prevalencia. La similitud de violencia con armas entre el viejo mundo y el nuevo mundo se trata del control del territorio, espacio, tierra, región, zona, estado, país, califato, comunidad, manzana, ciudad, pueblo, isla, ruta de comercio y sobre todo, recursos naturales (el dinero). Aunque puedes decir que el robo cuenta por mucho del uso ilegal de armas de fuego, los países de América tienen las problemas graves del narcotráfico y la guerra contra las drogas que contribuye a la mayor parte del día a día violencia con armas.

El tráfico de las drogas a través de América va de sur a norte y acaba en las manos de los norteamericanos y europeos para consumir. Los estadounidenses consumen más drogas ilegales que cualquier otro país del mundo. Brasil, Colombia, Venezuela, México y todos los países de sus alrededores están plagados de violencia de bandas de narcotraficantes que amasan sus imperios y reciben protección personal a través del dinero generado del trafico de drogas, la extorsión y los sobornos pagados a agentes policiales. El comercio ilegal de las armas es por lo tanto parte a las drogan porque uno es necesario para proteger al otro. Algunos países de Centroamérica y el Caribe sufren de mucha violencia del narcotráfico a causa de su geografía. Los cárteles pasan por ¨caminos¨ estrechos y como un embudo, la violencia se concentra en países como Honduras. Con una cifra de homicidio a 82 por cada 100,000 residentes, Honduras es el país con más homicidios con armas de fuego en el mundo. Nicaragua, Guatemala y El Salvador también están estirados por el narcotráfico y violencia que han causado una crisis humanitaria que es la inmigración irregular de niños desde Centroamérica hacia los Estados Unidos.

La violencia actual que ocurre en países centroamericanos ha llegado a niveles bélicos principalmente por la política americana durante las administraciones de Ronald Reagan y George H.W. Bush que apoyaron a los ¨Contras¨ (comandos anti-izquierdista) para cumplir las campañas anticomunistas a través de golpes de estado y operaciones secretas contra ideologías izquierdistas como marxismo-leninismo, comunismo, o cualquier banda afiliada con las ideas y creencias de Che Guevara y Fidel Castro. Reagan autorizó la asistencia de la CIA para fundar y entrenar a los ¨Contras¨ para luchar contra los Sandinistas en Nicaragua.  Y quién puede olvidar la invasión estadounidense de Panamá en 1989 para deshacerse de Manuel Noriega, un antiguo empleado de la CIA y narcotraficante dictador militar. El gobierno estadounidense ayudaba establecer los cárteles de drogas con los mismos Contras, prácticamente en paro, que luchaba contra los izquierdistas (soldados a narcotraficantes).  El escándalo Irán-Contra era real, no una conspiración elaborado por periodistas. El acontecimiento del escándalo destaca lo poco que sabemos sobre la profundidad de las operaciones en América Latina.

La guerra contra las drogas continúa clandestinamente cuando el gobierno estadounidense ayuda crear parte del caos. Un ejemplo es la ¨Operación Rápido y Furioso¨ . El nombre tomado de una película de acción, describe el escándalo de la venta de armas de los Estados Unidos a cárteles mexicanos. Entre 2006 y 2011, la agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de fuego y Explosivos (ATF) vendían armas a los que creían que formaban parte de bandas narcotraficantes para ¨rastrearlos.¨ Al final, las armas de fuego de la ATF se encontraban en escenas de crímenes brutales en México y el gobierno mexicano perplejo porque no tenía información previa de la operación.

Cuanto más hacen esfuerzo para parar el tráfico de drogas, la gente tiene que pagar más dinero y los cárteles ganan más dinero, se compran más armas, se ponen más violentos y controlan más territorio. Los cárteles siempre están buscando nuevas rutas para transportar las drogas y las armas. La violencia ¨se atasca¨ en países pequeños como Honduras, El Salvador y Jamaica, países que tiene lo más homicidios (por 100,000 habitantes) con armas del mundo. Jamaica ha llegado a ser muy peligroso últimamente porque envíos de cocaína y otro contrabando ha desviado para viajar a través del Caribe vía Jamaica. Si las drogas fuesen legalizadas o parcialmente legalizadas los cárteles tendrían menos dinero para fundar su conflicto armado. También los norteamericanos y europeos pueden dejar de tomar drogas completamente lo cual nunca pasará.

Hay menos violencia con armas en Europa y Asia que América. Las leyes de Europa preserva el derecho a las armas para los que tienen permiso de caza o si son agentes policiales. En España por ejemplo, si quieres comprar una escopeta primero hay que conseguir un permiso de caza. Las pistolas están muy restringidas para el público general.  En los Estados Unidos, comprar un arma no requiere nada más que el dinero porque la Constitución de los Estados Unidos dice que poseer armas y formar una milicia son partes de su independencia y seguridad nacional. Entonces, poseer un arma en Estados Unidos es una cosa de cultura. Resulta que para cada 100 estadounidenses hay 88 armas. Es el pueblo con mayor cantidad de armas del mundo. Puede ser porque ciudades como Chicago, Il ,USA, cuenta más de 500 homicidios por año, la mayoría a bases de violencia con pistolas. Altas cifras de homicidios con armas son comunes en ciudades con 100,000 habitantes o más. No debe ser así.

Algunos países en Europa tienen muchos propietarios de armas pero no padecen de la violencia con armas como América. Las capitales Europeas como Madrid, España, que tiene una población parecida a Chicago (incluyendo las cercanías) tiene aproximadamente 30 homicidios al año, y sólo una parte de la cifra incluye homicidios con armas de fuego. Oceanía (Australia, Nueva Zelanda, Polinesia) tienen cifras de homicidios con armas parecidas a Europa.

Sólo Suiza y Finlandia acerca a los Estados Unidos en cantidad de propietarios de armas de fuego con una cifra de 47 por 100 suecos o finlandeses respectivo a sus países. Violencia con armas no es muy común entre agente de policía en Europa tampoco:

“Según Der Spiegel de Alemania, la policía alemana dispararon solo 85 balas en todo de 2011. Un recuerdo de que no todos los países del mundo son tan locos por pistolas como los Estados Unidos…La mayoría de los disparos no se apuntaron a nadie: 49 disparos de aviso, 36 disparos a perpetradores, 15 personas heridas y 6 personas muertas.” thewire.com

 En los Estados Unidos es común oír una historia de un policía que disparó 90 veces a una persona.

Las temas de raza, etnia y protección policial son partes de una sociedad que es más peligroso para las minorías, especialmente los afroamericanos que los europeo-americanos. En 2002, la policía americana mataron a 313 hombres afroamericanos. Las ejecuciones de hombres negros fue calculado como ¨cada 28 horas un hombre negro es matado por la policía.¨ La violencia con armas sale de personas que han perdido totalmente su humanidad. Es la mecanización de matar.

En Asia, casi no tiene violencia con armas en China y Japón. Japón tiene casi 1/2 de la población de los Estados Unidos (128,000,000 est. 2010) metidos en un país el tamaño del estado de California, pero sólo hay aproximadamente 2 homicidios con armas de fuego al año. Comprar una pistola en Japón es un proceso agotador, hay limitaciones del modelo, análisis psicológicos, hay que tomar un curso y hay rutinas de inspecciones. En China, posesión de armas de fuego está prohibida para los ciudadanos. La falta de acceso a las armas y bajos niveles de violencia con armas están relacionados, pero en países menos industriales es más complicado.

Una de las cosas que separa la violencia de armas en los Estados Unidos a Europa o Asia es cultura. Los estadounidenses sienten que necesitan tener un arma porque fue fundamental en formar las fronteras de América del Norte al estilo ¨Wild Wild West.¨ Al contraste,  Europa y Asia tiene estado-países antiguos formados con matrimonios, diplomacia, rutas de comercio, batallas con espadas, cañones, y mamutes cruzando los Alpes  suizos. Ir a campos de tiros o disparar a cosas en el jardín es una forma de diversión para los estadounidenses (al resto del mundo no tanto). A veces, son demasiado listos para disparar a cosas o personas que no amenace a nadie.

El continente de África y la región del Oriente Próximo tienen violencia con armas de fuego pero los conflictos del ¨viejo mundo¨ son problemas propagados por el Nuevo Orden Mundial. Reinos antiguos en África y el Oriente Próximo se formaban hace muchos siglos, interrumpidos por las invasiones de Europeos que re-dibujó estas zonas durante los siglos XVIII, XIX y XX. Países modernos como India, Pakistán, Nigeria, Argelia, Sudan, Egipto, e Israel son zonas donde los británicos y franceses bordeaban y cruzaban países ignorando vínculos culturales,  lingüísticos y étnicos cuando formaban países nuevos.

Zonas de conflicto armado como Siria, Libia, Sudan, Malí, Israel, Yemen, Pakistán y otros, requiere armamentos de países occidentales (EE.UU, Europa Occidental y Rusia). Debido a la inundación de armas, la violencia continúa para borrar las linea que los Europeos han dejado hace un siglo. Es una puerta giratoria, pero los países occidentales tiene lo más para ganar mientras los países de conflicto sigan comprando y lanzando las armas.

Aunque parece que quitar las armas de la gente para reducir homicidios es una solución simple, no es así de fácil. Si la gente quiere matar a otro, lo harán. En Sudáfrica, donde la cifra de homicidios es más alta que los Estados Unidos, homicidios con armas de fuego sólo cuenta por 45% de ellos, pero 67% en los Estados Unidos. Hay problemas profundas que provocan la tensión entre ciudadanos en cada país.  La disponibilidad de las armas sólo exacerba las problemas, luchan una falta de recursos. Lo que es verdad es que aunque países en América están en un estado de ¨paz¨ las cifras de homicidios competen con zonas de conflictos armados. Hay que llamar la atención al público para acabar con el despliegue rápido de policías militares al estilo futurista, distópica y Orwelliano. No más tanques, granadas, y metralletas en las calles de América apuntados a los ciudadanos. El estado policial, pre Segunda Guerra Mundial del siglo XX era malo, el estado policial del siglo XXI será peor.

Por: Opton A. Martin

Anuncios

Perspectiva de un sistema en el que todo el mundo gana: la energía limpia, el pleno empleo y la reducción de la inmigración ilegal.

 

La reciente crisis financiera mundial ha dejado su huella en los países más prósperos y en los menos. Gobiernos de todo el mundo decidieron rescatar a los bancos ofreciéndoles préstamos para evitar lo que sería otra catástrofe financiera, según dicen.

¿Qué pasa con los ciudadanos ahora que los bancos y gobiernos están en tierra firme? Todavía hay que resolver los problemas de desempleo, el cambio climático y la inmigración irregular, y poca gente con influencias tienen soluciones reales. Los políticos siguen con la retórica banal, la cual no ofrece soluciones específicas.

España representa una de las grandes economías de la Unión Europea pero padece de un nivel de desempleo del 25%, el doble de la media de la Unión Europea. Últimamente las medidas económicas que el gobierno y las empresas han tomado para bajar el nivel del desempleo son contrarias a la opinion popular. Multitudes de empleados tienen que trabajar más horas y aguantar medidas de austeridad como reducción de los salarios, subida del IVA o reducción de días de vacaciones entre otros, por no hablar de la subida de costes de transporte y energía. Todos estos factores contribuyen a la reducción del consumo local.

Aunque industrias como el turismo y las industrias manufactureras están creciendo hay que diversificar los productos que se exportan a los países en desarrollo, que desesperadamente los necesitan para sus economías. Teniendo esto en cuenta es posible que España tenga ventaja en el mercado para exportar la energía renovable al extranjero.

Aumentar las exportaciones de energía renovable a países en los que no hay suficiente electricidad puede reducir el desempleo y abrir las puertas a otras industrias. Producir módulos fotovoltaicos, turbinas eólicas para exportar o desarrollar la logística para la industria agrícola en otros países (como los invernaderos o la potabilización del agua) es necesario para elevar el nivel de vida.

Los países más industriales del mundo ya están implementando medidas para detener o reducir el calentamiento global con inversiones en la energía limpia, pero no la suficiente velocidad. Como el precio de productos derivados del petróleo fluctúa dramáticamente dependiendo de los embargos, tarifas, reducciones de producción, derrames de petróleo, guerras y escándalos relacionados con este recurso natural, ahora más que nunca es el mejor tiempo para abandonar la dependencia de la energía derivada del petróleo y del carbón y hacer una campaña mundial para promover la producción de la energía limpia.

Los países con menos industria quieren desarrollarse en este campo para que sus ciudadanos salgan de la pobreza y participen en

el negocio del comercio mundial. El problema es que la correlación entre países ricos y el consumo del petróleo envía un mensaje equivocado a los países que con grandes reservas petrolíferas. Del mismo modo que los países que exportan la mayoría del petróleo, como los de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), son conocidos por su falta de derechos humanos, sus altos niveles de pobreza, y por la falta de diversidad económica, lo cual pone en riesgo al medio ambiente y al desarrollo socio-económico. También debe mencionarse que, excepto por las centrales hidroeléctricas, ningún país en la OPEP tiene proyectos de energía limpia. Tal vez vayan a esperar hasta que los pozos se sequen antes de implementar programas de energía limpia.

La creencia popular difunde la idea de que si los países más pobres quieren salir de lo que el mundo occidental considera ¨pobreza¨, tendrían que exportar más productos, pero no es así de fácil. El hecho de que estos países tengan problemas para cumplir con sus necesidades energéticas básicas les impide seguir desarrollándose, el principal obstáculo es que si un país no tiene suficiente electricidad no puede tener industria.

Nigeria es buen ejemplo de un país que depende mayormente de exportaciones de petróleo para el producto interior bruto (PIB), pero al mismo tiempo sufre de una crisis energética. Para ponerlo en perspectiva, Nigeria tiene una población de más de 170.000.000 habitantes, pero produce menos electricidad que Irlanda, la cual tiene una población de alrededor de 4.800.000.

Ni el dinero ni el tiempo deben ser un obstáculo o una excusa para no haber instalado ya energía eólica en un país como Nigeria. El precio para construir el parque eólico más grande del mundo en 2009 fue $1.000 millones. Roscoe Wind Farm, en Roscoe, Texas, tiene 634 turbinas que abarcan 400km2 de tierra. Se tardó alrededor de dos años en terminar el parque eólico en Roscoe que da electricidad a 250,000 casas.

Para que Nigeria y otros países en el continente africano diversifiquen sus intereses económicos, habría que resolver sus problemas energéticos. Para ello habría que empezar por importar turbinas eólicas y placas solares. Este año, Nigeria tiene las puertas abiertas a inversores, empresas y profesionales para la exposición de energía alternativa de Nigeria. Con suerte, veremos empresas interesadas en el desarrollo de energía limpia local.

Con respecto a las turbinas eólicas, empresas con sede en Los Estados Unidos, Alemania, Dinamarca, España, e India instalan turbinas eólicas tanto en sus propios países como en otros. Debido a la alta tasa de desempleo de España, este país debe invertir más en la exportación de aerogeneradores y placas solares a los mercados abiertos en África, y debería anticiparse a otros países de la Unión Europea, especialmente a Alemania, que ya se ha recuperado de la crisis financiera mundial.

La actual administración de España junto con los países más ricos del mundo han reducido sus inversiones en energía limpia. Han dado dos pasos atrás en su intento para reducir la dependencia de la energía no renovable y de bajar el nivel del paro a escala nacional.

Si España hiciera más negocios con empresas o gobiernos del norte y oeste de África mediante la exportación de energía eólica y solar, crecerían económicamente. Tal vez habría menos jóvenes africanos saliendo de su país, y se evitaría que esas personas pasaran meses o años viajando a través de tierras hostiles para llegar a las vallas de Ceuta o Melilla.

La producción de energía limpia tendría un efecto doble en África. Primero, con más electricidad más industrias son posibles, especialmente en el desarrollo de nuevos centros urbanos, lo cual puede aliviar la congestión e inmundicia de mega-ciudades como Lagos o Luanda. El potencial de fabricar turbinas eólicas y placas solares en África se puede propagar de forma exponencial, y por lo tanto reducir la inmigración irregular. Aumentar las industrias africanas como la fabricación textil, los suministros médicos, la maquinaría y la agricultura son necesarios para la mano de obra local, por lo tanto, reduce la inmigración irregular.

Segundo, África puede modernizarse mientras tanto y mantener su posición como el continente que contribuye menos al calentamiento global.

Hay muchas batallas sociales y políticas por luchar, pero desafortunadamente la humanidad en su conjunto se está derrotando a sí misma con combustibles fósiles. No se puede separar la ecología de los problemas sociales o económicos.

Ahora más que nunca es nuestra responsabilidad sacar provecho de una tecnología tan vieja como utilizar la energía cinética del viento, y una tecnología tan nueva como la energía solar fotovoltaica para resolver los problemas del siglo XXI.

 

Por Opton A. Martin